Fotografía lasaña

Lasaña de la mamma italiana

¿Quieres preparar una lasaña que ni los mismísimos italianos sepan diferenciar de la suya? Os voy a enseñar la RECETA de la mejor lasaña que he comido en muchísimo tiempo, por no decir la más rica. No hace falta que compres un billete de avión a una mamma italiana para que venga a tu casa a cocinarla; con pocos ingredientes vas a poder crear una autentica trattoria en tu cocina.

La lasaña es uno de los platos más históricos y tradicionales de la cocina italiana. El propio Cicerón ya mencionaba su pasión por el “Lagum”, que eran tiras de pasta largas. Prepararla es un auténtico ritual que hace que disfrutes del placer de la cocina casera. Cocinar una lasaña casera no tiene nada que ver con esas que encuentras en el súper precocinadas que suelen ser auténticos mazacotes. Su textura, aroma, sabor y presentación hacen de esta lasaña una obra de arte.

Esta versión de lasaña no lleva bechamel, sólo una generosa cantidad de una buena salsa ragú a la boloñesa, pasta y una mezcla de quesos italianos. Es una versión clásica napolitana. Esta receta es ideal para las personas que no les gusta la bechamel. A mi me encanta, pero probando esta receta creo que elegiría esta versión con los ojos cerrados. El maestro de esta lasaña es el italiano Pietro Leonetti, chef del restaurante italiano “Le Cucine Mandarosso” (Barcelona). Gracias a El Comidista pude descubrir esta receta que todo el mundo que la prueba dice: “mamma mia”. 

Ingredientes

  • Una cebolla
  • Una zanahoria
  • Un trozo de apio (cuando no tengo no se lo añado)
  • Un diente o dos de ajo
  • 750 g de carne muy picada de ternera
  • Un buen chorro de vino Blanco o tinto (yo uso el blanco)
  • 2 botellas de 750 ml de tomate passata (parecido al tomate triturado. Este es el que usan los italianos)
  • 200 g de queso Ricotta (un poco a ojo)
  • 200 g de queso mozarella (cantidad a ojo)
  • Queso grana padano o parmesano
  • Pasta para lasaña

Elaboración

  1. Lo primero que vamos a hacer es preparar el sofrito clásico. Picamos la cebolla, la zanahoria, los dientes de ajo y el apio. Lo ponemos a sofreír con un poco de aceite en la olla en la que vayamos a preparar la boloñesa. Añadimos un poco de agua al sofrito, así evitamos que las verduras se quemen rápido. Lo dejamos a fuego medio unos 15-20 minutos.Sofrito cebolla y zanahoria
  2. Cuando las verduras están cocinadas, se añade la carne y se salpimenta. Se le da unas vueltas, y se añade un buen chorro de vino blanco. Si queréis más sabor se puede añadir vino tinto.sofrito carne
  3. A continuación, se le añade el tomate. Yo le suelo echar dos botes enteros o un poco menos. Además, relleno la mitad de uno de los botes con agua y también se la añado. Según como veamos que va quedando la salsa se puede ir añadiendo más tomate o agua.sofrito tomate
  4. Dejar cocinar la salsa a fuego lento sobre unas 3 horas. Ir removiendo de vez en cuando para que no se pegue. Merece mucho la pena el tiempo de cocción, queda espectacular. Yo suelo aprovechar la semana italiana de Lidl para comprar ingredientes como el tomate passata, los quesos italianos o la pasta. Encuentras mucha variedad de productos, muy ricos y bien de precio. productos italianos
  5. Una vez cocinada la boloñesa, vamos a comenzar a montar las capas de la lasaña.
  6. Elegimos una bandeja rectangular apta para el horno. Ponemos una primera capa de salsa y encima le vamos poniendo la pasta de la lasaña. En la receta original, el chef no cuece la pasta, la pone tal cual y se cocina en el horno. Las veces que yo la he preparado, he comprado una pasta fresca para lasaña y ha quedado perfecta. Pero podéis ir probando a cocinarla como más os guste.
  7. Añadimos otra capa de salsa, rodajas de mozarella fresca y espolvoreamos generosamente con grana padano. Rociamos con un hilo de aceite encima de esta capa.Montar lasaña
  8. Volvemos a cubrir con más pasta y salsa. En esta capa vamos a añadir la ricotta desmenuzada y repartida por toda la capa.
  9. Se trata de ir intercalando capas de pasta, salsa, y los diferentes quesos. Un poco al gusto del consumidor.
  10. La última capa la cubrimos con una cantidad generosa de boloñesa, ya que en el horno tiende a secarse más. Por último, se espolvorea con grana padano y un chorro de aceite.lasaña montada
  11. Introducimos la lasaña en el horno caliente a 180º durante 20-25 minutos.
  12.  ¡Y aquí está el resultado! Lasaña terminada

¿Sois de los que os tiráis horas en la cocina para preparar una lasaña casera para los vuestros? Aunque no tenga invitados también la preparo en una bandeja enorme y luego la congelo en porciones individuales en tuppers. Así cada vez que voy mal de tiempo saco un plato made with love. Se conserva perfectamente en el congelador durante algunos meses. Espero que os animéis a cocinarla y que me comentéis vuestras impresiones.

Ci vediamo presto! 🙂 

2 Comments

  1. Dios mío que pinta más rica.
    ¡Me encanta la lasaña! y además es muy curioso el origen de este plato italiano https://lamafia.es/origen-la-lasagna/ (os lo comparto por si queréis ojear)
    Tomo nota de los quesos, ricotta nunca le he puesto 😀

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*