Comida ultraprocesada

Real food: patada a los ultraprocesados

En cuestión de unas semanas la expresión “Real Food” ha corrido como la pólvora en las redes sociales españolas. Hasta los medios de comunicación más importantes se han empezado a hacer eco de esta práctica saludable. ¿No has oído hablar de ella? Abre bien lo ojos. Este post puede hacer que tu forma de alimentarte se ponga patas arriba. Yo ya estoy sufriendo la transformación.

Comenzamos, ¿qué es el Real Food?

Un día estaba navegando por Instagram, nada habitual en mí (ironía). Mi cuenta está repleta de fotos de gastronomía y platos de comida. Son tan apetecibles que me dan ganas de pegarle un bocado a la pantalla (no lo hago porque mi dentista me tiene terminantemente prohibido comer cosas duras con los brackets). Pero esa tarde estaba en modo healthy y comencé a ver fotos de comida que no eran cochinadas. Eso me hizo llegar a la cuenta de Realfooding. Su lema “come comida real y evita los ultraprocesados” captó mi atención.

Real Food (verduras, frutas)

El creador de todo esta tendencia es Carlos Río. Es un joven nutricionista que está revolucionando las redes con su “movimiento naranja”. A través de Instagram descubrí su blog con el que empezó todo. Realfooding es “un espacio para divulgar, para aprender y enseñar, para luchar contra los mitos y los conflictos de intereses en nutrición, para ayudar y para disfrutar”.

Para Carlos Río, Real Food son todos los alimentos que están mínimamente procesados o buenos procesados (alimentos reales con un procesamiento beneficioso o inocuo para la calidad del alimento y sus propiedades saludables). El objetivo es eliminar la epidemia de ultraprocesados que tanto daño está causando en la población: obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas…

Quizás este fue el principal motivo por el que captó mi atención. No sé si será la edad, pero de verdad estoy empezando a preocuparme por mi salud y la de los míos. Cada vez estoy más convencida que la alimentación es la principal protagonista de nuestro bienestar. De verdad, me aterra la cantidad de personas que a simple vista están sanas y de pronto les detectan una enfermedad. Piensas que a ti eso nunca te va a pasar. Pero parándote un poco a pensar en nuestro estilo de vida y en la plaga de comida basura que nos rodea no es tan extraño que un día la enfermedad toque a nuestra puerta.

Porque voy a eliminar los ultraprocesados de mi alimentación

Hay muchos motivos para eliminar los ultraprocesados. Como ya he comentado la alimentación es la principal responsable de las enfermedades del siglo XXI. Comer comida real es una forma de estar sanos. Esta tendencia no se centra en las calorías, sino en los alimentos. Yo tuve una época en la que consumía productos light pensando que podrían ser más saludables. Pero, ¿os habéis fijado en la cantidad de azúcares que llevan estos productos? Comenzando a leer las etiquetas de los alimentos te das cuenta de la gran estafa que nos venden. Productos “bajos en grasas” inyectados en azúcar, productos “sin azúcar añadido” pero con edulcorantes químicos o aceites refinados…

Comida ultraprocesada

Tenemos que empezar a quitarnos la idea errónea que los mejores productos son los que menos grasas llevan. Los alimentos ricos en grasas saludables son esenciales para llevar una correcta nutrición y tener una buena salud física y mental. El salmón, el aguacate, las nueces, el aceite de oliva virgen extra, las sardinas, las semillas, el chocolate negro o el hummus son buenos aliados.

Comer Real Food es volver a nuestros orígenes. Coger un buen manojo de verduras, frutas, carne, legumbres o pescado. Todo materia prima con la que poder jugar en la cocina. Nada de alimentos que vienen ya preparados. Se trata de disfrutar cocinando como lo hacían nuestros antepasados. Sé que el ritmo de vida hace que tengamos menos tiempo. Pero realmente no hay que estar mucho tiempo en la cocina para comer bien. Hay muchas recetas sencillas y muy ricas. Es cuestión de dedicarnos tiempo a nosotros.

Otro de los motivos para alimentarnos con comida real es que hace que vayamos más a los mercados, a las tiendas de barrio de nuestra zona. Los mercados garantizan productos frescos, menos procesados, más saludables y más sostenibles. Además, es un gustazo hablar con tu tendero de confianza y sentirte un poco menos asocial. En Elche podéis encontrar un Mercado Ecológico muy interesante. Si os apetece saber más de él, podéis leer este post que hice visitándolo.

Cómo identificar los ultraprocesados y eliminarlos

La comida real es fácil de identificar, en su mayoría no lleva etiquetas. Y los que la llevan, no suelen superar más de cinco ingredientes. ¿No os entra la indignación cuando compráis un producto que lleva una lista interminable de ingredientes? Y te preguntas, pero si yo sólo quería un paquete de galletas ¿por qué tiene que llevar todas estas cosas?

Voy a dejaros unos gráficos sacados de Realfooding en el que ver más claro cómo identificar los ultraprocesados

Esquema del blog Realfooding
Esquema para identificar Real Food
Esquema del blog Realfooding

Los ultraprocesados se caracterizan por llevar los siguientes ingredientes en su etiqueta: azúcar añadido en sus primeros ingredientes (también en distintos nombres como dextrosa, jarabe de glucosa, fructosa, maltodextrina…). Aceites vegetales refinados: aceite de girasol, aceite de palma, aceite de nabina, aceite de semilla de uva… Muchos aditivos: colorantes, conservantes, potenciadores del sabor, emulsionantes. Harinas refinadas (no especifica la palabra “integral” y su porcentaje de integral).

Algunos de los buenos procesados son las legumbres de bote, los encurtidos en vinagre, las conservas en aceite de oliva, el chocolate negro de más de un 70%, el tofu, la soja texturizada, el café, el gazpacho envasado, los congelados (frutas, verduras, pescados y mariscos…). El arroz blanco y los vasitos de arroz (sin aceite de girasol), la pasta, los lácteos no azucarados ni altamente procesados, la mantequilla, las cremas de frutos secos, la fruta deshidratada, el pan integral de verdad ( más de un 70% de harina integral, sin aceites ni aditivos añadidos) son Real Food.

Mi experiencia

Lo tengo decidido. A partir de ahora voy a eliminar los ultraprocesados de mi alimentación. Esta claro que no puedo ser una radical al 100%. Me encanta comer y salir a conocer sitios nuevos. Así que es imposible cumplir estar regla a rajatabla. Seguro que se darán situaciones con familia y amigos en los caerá algún ultraprocesado no muy sano. Pero en mi casa tienen un cartel de prohibido el paso.  Sé que va a ser un período duro de “desintoxicación”, sobre todo al azúcar. Aunque no me considere una adicta, reconozco que mi cuerpo me pide porquerías y ciertos sabores a los que está enganchado.

***

¿Qué opináis vosotros de este movimiento en contra de los ultraprocesados? ¿Sois de los que os detenéis a leer la lista de ingredientes en busca de lo más saludable? Os mantendré informados por aquí y por las redes de mi intento de cambiar mis hábitos.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*